Confidencias tras el incendio

Confidencias tras el incendio

Confidencias tras el incendio

  • Autor:
    Jesús Diéguez García (Ver obras)
  • ISBN:9788490116272
  • Colección:Novela comtemporanea
  • Categoría:Ficción y temas afines; FANTASÍA; FICCIÓN MODERNA Y CONTEMPORÁNEA
  • Temática:FANTASÍA; FICCIÓN MODERNA Y CONTEMPORÁNEA
  • Páginas:1
  • Idioma:Español / Castellano
  • Editorial:Vision Libros
  • Código de Producto:7358
  • Disponibilidad: Disponible
  • Formato de este producto: Epub
  • También disponible en:
  • 4.49€

    4.26€

  • Sin Impuesto:3.52€
-¿Quién estropea estas ruinas?, -he preguntado a una pareja joven.
-Se ha producido un fenómeno viral -contesta ella-. Hay mucho seguidor de La isla de la falsa utopía y llegan a creer lo que el bloguero ha inventado y situado en esta isla. No son pocos los que vienen buscando huellas de la novela. Al final del sendero podrá ver el símbolo de la comunidad reproducido en árboles y en las piedras de la fuente cercana a los restos del monasterio medieval.
-¿Y cuál es el símbolo?
-Un 9 enganchado con un cordoncillo de tallo de helecho.
Nuevo sobresalto en mi corazón. Ya no hay duda. ¿Cómo y quién ha conseguido publicar con otro título mi novela inacabada?
He finalizado mi paseo, he vuelto a beber de la fuente y, en las ruinas del monasterio medieval, encuentro una veintena de símbolos (se trata de una figura con forma de 9 recortada en madera o metal) enganchados mediante tallos de helecho en los huecos de las piedras y repartidos bajo una pancarta que reza: «El ERROR fue confundir SENCILLEZ con SIMPLEZA».

*
Estas son las últimas palabras de LA ISLA DE LA FALSA UTOPÍA, una luz optimista de un futuro mejor por muchas desgracias que vivan las sociedades humanas:
Parecía, en principio, que la ausencia de dinero y propiedades facilitaban otros valores no fundamentados en el tener. Eran similares al cambio de actitud de los hijos cuando saben que van a perder irremisiblemente a sus padres. Porque los seres humanos pueden compararse con los árboles de aquel bosque que se lamentaban: «En verano robaron nuestros frutos, en otoño perdimos nuestras hojas y podaron nuestras ramas, en invierno talaron y prendieron fuego a nuestro tronco? pero no pudieron arrancar nuestras raíces».

Escribir Opinión

Nota: No se permite HTML!
    Malo           Bueno
Captcha