Realidad en Novela

Realidad en Novela

Realidad en Novela

  • Autor:
    Benito Pérez Galdós (Ver obras)
  • ISBN:9788497704984
  • Colección:Episodios Nacionales
  • Categoría:Ficción y temas afines; Literatura y estudios literarios; AVENTURA; OBRAS DE TEATRO, TEXTOS TEATRALES; TEXTOS CLÁSICOS
  • Temática:Aventura histórica; FICCIÓN Y TEMAS AFINES; OBRAS DE TEATRO, TEXTOS TEATRALES; TEXTOS CLÁSICOS
  • Páginas:43
  • Idioma:Español / Castellano
  • Editorial:Vision Libros
  • Código de Producto:279
  • Disponibilidad: Disponible
  • Formato de este producto: Pdf
  • 1.57€

    1.49€

  • Sin Impuesto:1.24€
La acción es en Madrid y contemporánea.
Acto I
Sala en casa de OROZCO, decorada y amueblada con elegancia y lujo. En el foro dos grandes puertas. La de la derecha conduce al billar, y por ella se descubre parte de la mesa, y se ven los movimientos de los jugadores. La de la izquierda comunica con el salón, y por ella se distingue parte de esta pieza y algunas de las personas que están en ella. Entre estas dos puertas, chimenea o un mueble de lujo.
En el lienzo lateral de la derecha, dos puertas: una conduce al despacho de
OROZCO; la más próxima al público, a la alcoba. En el lienzo de la izquierda, una puerta, por donde entran los que vienen de fuera de la casa, y un balcón.
Las dos puertas del fondo se cierran (cuando la acción lo indique) con vidrieras.
A la izquierda, cerca del espectador, una mesa con una planta viva, libros,
lámpara de bronce, retratos y recado de escribir. Es de noche.
Escena I
VILLALONGA (que entra por la puerta de la izquierda.)
INFANTE (que sale del billar.)
VILLALONGA.- (Mirando al salón.) Poca gente esta noche (a INFANTE.) ¡Hola,
Infantillo!
INFANTE.- Tarde vienes. ¿Has estado en el Real?
VILLALONGA.- Sí, un rato. Y tú, ¿has comido hoy aquí?
INFANTE.- No, hijo de mi alma. Hoy le tocó a ese fatuo de Malibrán, el aprendiz de diplomático, que no es, como sabes, santo de mi devoción.
VILLALONGA.- Sí; su vanidad, sus pretensiones de cultura... ¡europea!, y de galanteador irresistible, me sirven a mí para pasar ratos muy divertidos.
INFANTE.- A mí no me divierte.
VILLALONGA.- ¿Pero no sabes lo mejor? (Con misterio.) Se atreve a poner los puntos a tu prima.
INFANTE.- ¡Quién!
VILLALONGA.- Malibrán, Don Cornelio. Yo le nombro siempre así para hacerle rabiar. No dudes que el hombre quiere añadir a lo que llama su estadística de amor, este rengloncito: Augusta . Veo que no te causa risa, y que pareces así... no sé... ¡Ya...!, te contraría la competencia. También tú, grandísimo corruptor de las familias, pretendes...
INFANTE.- ¡Jacinto!
VILLALONGA.- Vamos, joven circunspecto, que a ti también, también a ti te gusta la primita. ¡Es tan mona, tan espiritual! No he conocido otra en quien tan maravillosamente se reúnan la distinción, la belleza y el talento. Las tres gracias se encarnan en ella, formando una sola gracia, que vale por treinta. Tu quoque, Manolín...
INFANTE.- ¡Yo! No me conoces: A mi prima Augusta, bien lo sabes, la miro como hermana. Ella y mi tía Carlota son la única familia que me queda. Su marido es el amigo que más quiero en el mundo. No, no cabe en mí la villanía de galantear a la mujer de un amigo íntimo, hombre además de excepcionales condiciones morales, hombre único, lleno de méritos y virtudes.
VILLALONGA.- Sí, sí, todo es verdad. Pero...
INFANTE.- ¿Pero qué?
VILLALONGA.- Nada, hombre, nada. No es para enfadarse. Mucha virtud, mucha
moral...

Escribir Opinión

Nota: No se permite HTML!
    Malo           Bueno
Captcha