Adiós Vaticano, Adiós

Adiós Vaticano, Adiós

Adiós Vaticano, Adiós

  • Autor:
    José Luís Herrero
  • ISBN:9788499493060
  • Colección:Novela comtemporanea
  • Categoría:Biografías, literatura y estudios literarios; Ficción y temas afines; Biografías y prosa de no ficción; Ficción religiosa y espiritual; Ficción: general y literaria
  • Temática:Ensayos literarios, Ficción moderna y contemporánea, Ficción religiosa y espiritual
  • Tamaño:160 x 230mm
  • Páginas:296
  • Idioma:Español / Castellano
  • Interior:B&N (Normal)
  • Editorial:Liber Factory
  • Código de Producto:3811
  • Disponibilidad: Disponible
  • Formato de este producto: Papel
  • También disponible en:
  • 17.00€

    16.15€

  • Sin Impuesto:15.53€
Una vez leído Adiós Vaticano, adiós, te invito a realizar un viaje imaginativo, fantástico y sorprendente por sus elucubraciones.
Supongamos que Jesús de Nazaret vuelve a la tierra- no lo va a hacer- salvo que como hombre sea capaz de tropezar en la misma piedra dos veces.
Ya lo tenemos entre nosotros. ¿Volverá a ser condenado a muerte?

Como ya me hallo en la etapa otoñal de mi vida, me vas a permitir, querido lector, que sea yo quien trace el itinerario del viaje.
Por las páginas del libro desfilan diversos personajes. ¿Quién o quienes de ellos lo condenarán a muerte? Tú, ¿quién crees que será?

* ¿Juan, el labriego, el representante del mundo trabajador?
* ¿Sofía, filósofa del tiempo, o sea, los intelectuales?
* ¿Anacleto, ateo, gracias a Dios?
* ¿Los jóvenes María Jesús y Bernardo que viven en pareja?
* ¿Lucía, madre soltera?
* ¿María Magdalena, divorciada, y/o Teótimo, célibe a la "fuerza"?
* ¿Martín, ciudadano del mundo. Luterano?

"Al amanecer, todos los sumos sacerdotes y los senadores del pueblo hicieron un plan para condenar a muerte a Jesús..."(Mt. 27,1-2).
Los sumos sacerdotes, es posible amigo lector, que convengas conmigo hoy son los representantes de la Iglesia Jerárquica. O sea, El Vaticano.

Amigo Resucitado, por favor, no te des una vuelta por este mundo, y menos por El Vaticano. Puedes correr, nuevamente, peligro de ser condenado a muerte.


Escribir Opinión

Nota: No se permite HTML!
    Malo           Bueno
Captcha